Sign up to our newsletter:

El valor de los jardines españoles en educación para la conservación de la biodiversidad

Volume 6 Number 2 - October 2009
Valery López de los Monteros Giner

English: The value of Spanish gardens in education for the conservation of biodiversity

French: La valeur des jardins espagnols pour l’éducation à la conservation de la biodiversité

 

Resumen

Los jardines botánicos son espacios donde puede actuarse ampliando nuestros conocimientos y conciencias acerca de los impactos de la actividad humana sobre el medio, con el objetivo de mejorar nuestras capacidades para contribuir a la solución de los problemas medioambientales. Son herramientas fundamentales para cumplir los objetivos de la educación ambiental por ser, no solo puntos de referencia teóricos, sino también lugares para la acción.


El presente artículo es un resumen de un análisis sobre la educación ambiental en los jardines botánicos españoles. La motivación de esta investigación fue poner en valor el papel de los jardines botánicos en esta función educativa para la conservación de la Biodiversidad. Se inició teniendo pocos referentes de otras investigaciones análogas. Este informe es la síntesis de una primera etapa que ha consistido básicamente en “cartografiar” la situación actual de la educación en los jardines botánicos españoles, utilizando como indicadores fundamentales sus programas educativos.

 

Centros de educación para la conservación de la biodiversidad.

En los 500 años de historia de los jardines botánicos, estos han ido modificando sus objetivos y funciones para con la sociedad. De forma que en los tiempos actuales, de crisis ecológica, se les exige un nuevo reto: crear nuevos valores y convertirse en agentes dinamizadores que contribuyan, por medio de la educación ambiental, al desarrollo de nuevos modelos de sostenibilidad social y a la conservación del medio ambiente. Especialmente, los jardines botánicos deberían abanderar la lucha por la valoración y conservación de la Biodiversidad. La Biodiversidad, entendida en su más amplio aspecto -diversidad de especies, genes y ecosistemas- debería ser el tema vertebrador de los programas de los jardines botánicos, de forma que se convirtieran en centros de educación y divulgación para llevar a cabo acciones concretas que luchen por la conservación de la Biodiversidad.

 

Planteamiento de la investigación - modelo metodológico

El presente artículo es un resumen de un análisis sobre la educación ambiental en los jardines botánicos españoles. Se realizó un estudio descriptivo de sus programas educativos, utilizando como instrumentos, cuestionarios y entrevistas.

 

Resultados

La media del número de visitantes de los jardines botánicos estudiados constituye un 15.6% de la población total de la localidad en la que está emplazado cada jardín, porcentaje relativamente bajo teniendo en cuenta que los jardines botánicos son normalmente de muy fácil acceso.


A continuación, se compararon el número total de visitantes de cada jardín botánico con el número de visitantes que realizaba alguna actividad educativa y se calcularon los porcentajes para cada jardín botánico analizado. La media de todos los jardines es de un 22.4%. Nos parece que la incidencia de los programas de educación en su entorno es baja puesto que, como media, solo un 15.6% de la población acude a los jardines y, de este 15.6% solo un 22.4% participa en un programa de educación.


El tema más tratado en la mayoría de los jardines botánicos españoles, es la conservación de la biodiversidad (91%).


La actividad más realizada por los jardines a lo largo de todo el año y para todos los públicos, son las visitas guiadas. 


Si analizamos el tipo público a la que van dirigidas las distintas actividades, sin duda, la mayoría de ellas están destinadas a los “adultos en general”. Sin embargo, los talleres se ofertan más a los grupos escolares.


La evaluación de los programas educativos es una práctica habitual de los jardines botánicos.  No hemos tenido constancia de que se produzcan evaluaciones desde un punto de vista “interno”, es decir, desde el punto de vista del desarrollo mismo del programa, del marco en el que está inscrito, la impresión que tienen los educadores de su propio trabajo, la repercusión de los programas en el exterior, etc. Hay un fuerte componente de temporalidad laboral en el personal encargado de los programas educativos. Los educadores son contratados principalmente para las actividades de carácter temporal –realizadas sobre todo en primavera y otoño-.


La estructura más habitual de los departamentos de educación de los jardines botánicos, es de una o dos personas encargadas de la gestión de los programas educativos, y un grupo de monitores que son contratados temporalmente para llevar a cabo las actividades de esos programas.


La formación del personal muestra también una división entre quienes los dirigen o coordinan (que suelen ser biólogos), y los monitores (entre los que hay bastante variedad de formaciones). Esto puede ser debido a: que no existe un perfil claro de formación que conduzca a este tipo de trabajo; o que el trabajo de educador en un jardín botánico no tiene una consideración profesional, sino más bien una consideración de carácter temporal. Posiblemente se trate de una conjunción de ambos factores.


La cantidad dedicada por año a la educación en cada jardín botánico se mantiene fija en un 45,5% de los jardines mientras que varía en un 36%. La proporción de la dotación para educación con respecto a los presupuestos totales del jardín es, en la mayoría de los casos, menor del 15% y solo en dos casos de los once jardines estudiados, el porcentaje sube al 35%.


“No sabía que la mesa fuera de su propiedad,-dijo Alicia-: está servida para más personas“ - Lewis Carrol

 

Conclusiones y propuestas optimizadoras

El discurso en torno a la educación ambiental tiene, como presupuesto implícito, una estructura del tipo instituciones – jardin botánico – público. Este presupuesto implícito está derivado posiblemente de una relación entendida de forma unidireccional: una institución crea y mantiene un jardín botánico que ofrece a un público. Evidentemente, la unidireccionalidad no es total puesto que el jardín recibe un feedback del público y la institución a su vez lo recibe del jardín. Sin embargo, nos parece que es una relación estática (y básicamente unidireccional). Se nos plantean dudas sobre si “el público” sólo es sujeto pasivo al que educar. También dudamos sobre si la “institución” no debe ser igualmente receptora de una cierta educación ambienta  En este caso, es una problematización cotidiana de las relaciones que establecemos con la “naturaleza” y entre los seres humanos. Sin ir quizás tan lejos, habría al menos que interrogarse sobre el uso de los recursos, las políticas urbanísticas, la producción de bienes, las relaciones de dominación, etc.

Queremos señalar la importancia de las vivencias que pueden tenerse en los jardines botánicos. Estos espacios nos parecen lugares privilegiados para la educación ambiental. El aprendizaje que se lleva a cabo en ellos está lleno de posibilidades si sabemos sacar partido a las experiencias que pueden darse allí. Es posible partir de estas experiencias para construir relaciones diferentes de los habitantes de la ciudad con la naturaleza.


Vamos a hacer algunas propuestas que podrían optimizar el papel de los jardines botánicos como agentes dinamizadores de la educación ambiental. El grueso de nuestras propuestas conlleva una mayor implicación presupuestaria de las administraciones en la educación en los jardines botánicos. Sería necesario que los jardines resuelvan la situación de temporalidad y la falta de criterios claros en cuanto a la formación de los educadores en los jardines botánicos.


También sería interesante que comience a existir una investigación en educación ambiental llevada a cabo por los propios jardines botánicos. Aunque el intercambio de información que se produce en el BGCI y el AIMJB (Asociación Ibero-Macaronésica de Jardines Botánicos). nos parecen fundamentales, este tiene lugar con datos –sobre medio ambiente por un lado y educación por otro- que no provienen de los jardines botánicos. Estos podrían convertirse en centros de producción específica de investigación en educación ambiental, del mismo que lo son en botánica. Nos parece importante señalarlo porque sería el reconocimiento –institucional- del nuevo papel que juegan los jardines botánicos.


Asimismo, sería deseable que las instituciones locales tengan una relación más dinámica con los ciudadanos, de forma que el jardín botánico pueda servir de intermediario entre unos y otros, creando una relación bidireccional que sustituya a la actual relación unidireccional que existe entre la ciudadanía y las administraciones. Quizás esto pueda parecer alejado de los objetivos y fines de la educación ambiental y de los jardines botánicos pero, del mismo modo que hay una relación íntima entre el ser humano y la naturaleza, la hay entre la política llevada a cabo entre los humanos, y la que tenemos con la naturaleza.


“No se si alguna vez les ha pasado a ustedes pero el jardín botánico es un parque dormido en el que uno puede sentirse árbol o prójimo siempre y cuando se cumpla el requisito previo, que la ciudad exista tranquilamente lejos" - Mario Benedetti

 

Bibliografía

  • BGCI (2002). Estrategia Global para la Conservación Vegetal. Reino Unido. BGCI
  • García, M., et al. (2005). El análisis de la realidad social. Métodos y técnicas de investigación (3º edición). Madrid. Alianza Editorial.
  • Guattari, F. (2000). Las tres ecologías. Valencia. Pre-textos.
  • Novo, M. (1998). La educación ambiental: bases éticas, conceptuales y metodológicas. Madrid. UNESCO/Univérsitas.

 

Summary

Botanic gardens offer spaces for expanding our knowledge and consciousness about the impacts of human activity on the environment, with the aim of improving our capacities to contribute solutions to environmental problems.  Botanic gardens are fundamental tools for fulfilling the objectives of environmental education – not only theoretical reference points but also places for action.  The motivation for this research was to place a value on the role of botanic gardens in education for conserving biodiversity.  Using educational programmes as fundamental indicators, this article is an overview of the actual situation of education in Spanish botanic gardens.

 

Résumé

Les jardins botaniques offrent des espaces pour amplifier notre savoir et conscience de l’impact des activités humaines sur l’environnement dans le but d’améliorer nos compétences pour contribuer au développement de solutions aux problèmes environnementaux. Les jardins botaniques sont des institutions essentielles pour réaliser les objectifs de éducation environnementale – en tant de point de repère théorétique ainsi que en tant de lieux pour l’action. La motivation pour mener cette étude de recherche consistait d’attribuer une valeur au rôle des jardins botaniques dans l’éducation à la conservation de la biodiversité. En utilisant des programmes environnementaux comme indicateurs de base, cet article donne une vue d’ensemble de la situation actuelle de l’éducation dans les jardins botaniques espagnols.

 

 


Valery López de los Monteros Giner
Profesora de Biología y Ciencias de la Tierra y Medio Ambiente
Investigadora en Educación Ambiental
25, Vicq d'Azir.
75010. Paris
France

Email: rizomatica@hotmail.com