Sign up to our newsletter:

Interpretación: Experimentar Más Que Informar

Number 24 - June 2002
L. Martinez Peck

Introducción

Soy Lorena Martínez Peck, nací, crecí y estudié en Buenos Aires, una gran ciudad, capital de mi país, la Argentina. Pero desde pequeña supe que mi lugar estaba en ‘El Sur’, como denominamos nosotros a la Patagonia Argentina, una vasta región, en el extremo austral de América. Así es que desde 1989 vivo en una pequeña ciudad cordillerana, donde he podido concretar muchos proyectos.

 

La Patagonia fue y aún lo es en muchos aspectos, tierra de pioneros. Lo fueron los galeses y otros primeros colonos que llegaron a fines del siglo pasado a la región cordillerana y, de alguna manera, lo seguimos siendo los que hemos elegido este lugar buscando otro estilo de vida y desafíos profesionales.

Como bióloga orientada hacia los recursos acuáticos, trabajé principalmente en investigación pero siempre tuve la necesidad de que mis esfuerzos y nuevos conocimientos pudieran llegar a mis vecinos y el resto de la gente del lugar.

La Región En La Que Trabajo

El primer desafío fue durante los años 1992 y 1995, mientras realizaba un estudio limnológico en la Laguna La Zeta distante a sólo 7 km de la localidad de Esquel de 28.000 habitantes, cuyo nombre responde a la forma del camino de montaña que accede al lugar. El principal objetivo científico era conocer la flora acuática, la fauna y las características limnológicas de este ambiente, utilizado ocasionalmente como área recreativa. Sin embargo, uno de los mayores interrogantes que emergieron durante el trabajo consistió en que a pesar de que ‘La Zeta’, el área natural más cercana a la ciudad, era definitivamente conocida por la comunidad. Fue así que a las horas de investigación surgió la necesidad de sumar otras tantas de trabajos con la comunidad, a través de convocarlos a participar de actividades en el área como de otras experiencias indirectas motivadas por el mismo programa. Muchos niños y adultos se involucraron en la generación de encuestas, cursos de papel reciclado (con más de 150 participantes), cursos de observación de aves en la laguna y días de campo para reconocer las riquezas del lugar. Asimismo diseñamos un logo/isotipo del lugar que, plasmado en cestos para la basura, stickers, gorras, pins y remeras permitieron identificar el área con esta imagen y vectorizar un mensaje ambientalista: ‘La Zeta...camino hacia la naturaleza’. Una serie de postales con imágenes de los peces, la flora, los deportes y las estaciones del año completaron los materiales desarrollados en el programa.
 

Isologotipo Desarrollado para el Programa en La Zeta.

Años más tarde, más precisamente en febrero de 1998, conocí a Sam Ham a través de quien accedí a la NAI (National Association for Interpretation), recibiendo por primera vez ejemplares de El Intérprete y la primera circular del ‘Workshop’ que se realizaría en Alaska. Allí supe de la existencia del Programa Panamericano de Becas por lo que solicité la posibilidad de gozar de una de ellas para poder asistir...y finalmente fui beneficiada! Cuento esta historia pues fue allí, luego de presentar esta experiencia en una pequeña laguna patagónica frente de reconocidos interpretes ambientales, donde descubrí que había estado haciendo INTERPRETACIÓN, sin saberlo. Estoy segura que muchos, como yo, descubrirán que sin imaginarlo hace mucho tiempo que están trabajando en interpretación luego de haber reconocido la necesidad de transmitir sus conocimientos para así contribuir con cambios en la percepción y actitud de las personas.

Durante mi experiencia descubrí que la interpretación se fundamenta, entre otros, en poder ‘compartir’ experiencias en el campo de lo que se pretende interpretar. La interpretación lejos está de transmitir sólo información, pues esto surge como consecuencia de poder sentir, descubrir y aprender sobre nuevos aspectos que desconocíamos. En ese proceso sin duda se puede adquirir información, pero esto será sólo transitorio si no se atraviesa por una experiencia movilizadora.

En este camino he continuado desde entonces, habiendo desarrollado entre el año 2000 y el 2001 un estudio de aves en otro rincón patagónico cordillerano, gracias al apoyo del BP Conservation Programme. Nuevamente el desafío era conocer la avifauna de un área natural bellísima pero poco conocida, con el fin de tender a la conservación de la misma. Estos estudios serían la base para hacer un uso turístico de este recurso, a partir de una actividad difundida en el mundo y en la región patagónica como es la observación de aves o ‘bird watching’.

El proyecto titulado Towards the conservation of Lago Fontana Birds in Patagonia, Argentina (www.fontana.paisvirtual.com), se desarrolló durante un año en el Lago Fontana, a 50 km de Alto Río Senguerr, la localidad más cercana de sólo 1600 habitantes en el sur de la Provincia del Chubut.

Si la intención era lograr la conservación del lugar... ¿Podíamos dejar de involucrar a la comunidad local? Desde ya que no, por lo cual el proyecto involucró a jóvenes estudiantes de la Escuela Agrotécnica de Alto Río Senguerr, para que no sólo reconozcan los recursos que poseen en el área sino para que en un futuro cercano, luego de adquirir la habilidad de observar e identificar las aves, pudiesen desarrollarse como guías en dicha actividad. De esta forma se estaría contribuyendo con la conservación de los recursos naturales de la región, a través de un beneficio económico para los jóvenes locales que muchas veces disponen de escasas oportunidades laborales en su propia comunidad.

En este caso el desafío era lograr que los jóvenes se involucraran y descubrieran con entusiasmo los lugares y aves que tienen al alcance de la mano. Para ello organizamos que un grupo de jóvenes nos acompañara en cada campaña científica para que de esta manera se realizaran los relevamientos junto al grupo de investigadores como una forma de capacitación de los futuros guías. No sólo compartimos el trabajo, también las horas de descanso, el campamento y nuestras charlas en torno a diferentes cuestiones ambientales. Uno de ellos, de 20 años de edad, conoció por primera y gracias al proyecto esta zona a tan solo 100 km de su casa, ya que por pertenecer a una familia de pocos recursos nunca había podido llegar hasta allí! A partir de la ayuda en el campo el grupo de jóvenes también prestó colaboración en otras actividades como el diseño de un iso/logotipo, la construcción de una página web y una cartelera que describía el proyecto instalada en la escuela a la que asistían. En pocos meses se hicieron reales interpretes de la avifauna del lugar. Pero cómo podíamos llegar al resto de la comunidad? Cómo transmitirles no tanto más información sobre las aves pero sí contagiarles el entusiasmo por descubrirlas que habíamos generado en el pequeño grupo de asistentes?

Isologotipo Desarrollado por los Jóvenes

A nuestro alcance estuvo la posibilidad de realizar un curso abierto a la comunidad en donde les dimos los conocimientos básicos de cómo observar y reconocer a las aves, desde el uso del instrumental, las guías más adecuadas, la hora, qué observar, cómo hacerlo y cómo identificar a las aves entre otras herramientas. Logramos las asistencia de más de treinta personas que para un pequeño poblado ganadero en el que nunca se había intentado algo de este tipo fue un verdadero éxito. La experiencia se transformó en una vivencia excelente cuando al día siguiente pudimos compartir un día de campo descubriendo juntos la diversidad de aves y ambientes que un lugar tan cercano encerraba para quienes no eran más que vecinos.

Interpretación: Experimentar más que Informar

Sin duda las escalas en las grandes ciudades frente a las localidades pequeñas en donde he realizado mi experiencia en interpretación son muy diferentes. De cualquier manera el desafío de las comunidades reducidas consiste en identificar y movilizar a grupos de personas que habitualmente están insertos en un ambiente mucho más conservador y menos informado que las grandes urbes en las cuales, amparados en la gran cantidad de habitantes, la probabilidad de encontrar ‘ciudadanos inquietos’ es naturalmente más amplia. De estas experiencias pueblerinas claramente rescato una de las esencias de la interpretación como lo es lograr el involucramiento del ‘observador’ con el tema a interpretar a través de técnicas básicamente interactivas.

La Patagonia es una vasta región con grandes áreas naturales y baja población. Sin embargo, las comunidades tienen un mediano a bajo conocimiento del entorno natural. Son pocos o inexistentes los centros de interpretación ya que normalmente frente a población escasa pocas instituciones justifican inversiones que en términos relativos al número de personas contactadas aparecen como muy altas. Frente a este panorama es posible, como en los casos que describo, suplir la falta de recursos económicos con un poco de ingenio y mucho compromiso.

Afortunadamente el destino me ha permitido visitar diferentes centros de interpretación y museos del mundo y no han sido las muestras más sofisticadas las que me han dejado una impronta, sino aquellas que me sorprendieron, las que fueron amenas, las que hacían analogías con elementos que me eran familiares y en los que pude poner en juego todos mis sentidos. Cuánto mejor es tocar una corteza rugosa a leer que la corteza que caracteriza a tal especie es rugosa...Cuánto mejor es escuchar el canto de un pájaro a que en un letrero figure que tiene un grito áspero, fuerte y agudo. Piensen ustedes sino cuáles fueron los sitios de interpretación que más los movilizaron? ¿Qué experiencia recuerdan aunque hallan pasado muchos años desde dicha visita? Asimismo, no menor es el impacto que tiene la interpretación in situ a realizarlo en un medio distante y ajeno al lugar o tema a interpretar. Si podemos optar, busquemos maximizar las experiencias en el medio a interpretar, éstas serán más fuertes y vivenciales. Tanto para grandes cantidades de personas o puñados de visitantes, sin duda la premisa más importante debería ser ‘experimentar más’ y no necesariamente ‘informar más’. Si logramos lo primero, lo segundo vendrá indefectiblemente.

Me despido con una frase que sintetiza el sentido de la interpretación, del gran intérprete Freeman Tilden, ‘La Interpretación ambiental es una actividad educacional que aspira a revelar los significados y las relaciones por medio del uso de objetos originales, a través de experiencias de primera mano, y por medios ilustrativos, en lugar de simplemente comunicar información literal’.

Interpretation: Experiencing More than Information

Summary

After working for twelve years in environmental issues, I have discovered a short time ago, that I have been working in interpretation without even knowing it! Throughout my experience I have discovered that interpretation is based, among others, in the possibility of sharing experiences in whatever you want to interpret. Interpretation is far more than giving information, this will come as a consequence of feeling, discovering and learning new things that were previously unknown. No doubt through the process we may acquire information, but this will only be transitory if we do not go through a moving experience. If possible, we should maximize the experiences in the place to be interpreted, this will be stronger and lasting. Either you work with huge groups or just a small number of people, regardless the aim should be to ‘experience more ‘rather than to give ‘more information’. If we succeed in the first one, the latter will happen naturally.

Interprétation: Expérimenter Plus qu’Informer

Resumé

Après avoir travaillé durant 12 ans sur les problèmes d’environnement, je me suis aperçu, il y a peu de temps, que j’ai travaillé dans l’interprétation sans vraiment le savoir! A travers mon vécu, j’ai découvert que l’interprétation est basée, entre autre, sur la possibilité de partager des expériences quel que soit le sujet abordé. L’interprétation ne consiste pas simplement à transmettre des informations, mais doit viser l’utilisation des sens, et la découverte et l’apprentissage des choses nouvelles. Il est évident qu’à travers ce processus nous acquérons des informations, mais celles-ci ne seront retenues que temporairement si nous ne vivons pas parallèlement une expérience émotionnelle. Si possible, nous devons maximiser les expériences dans les lieux qui font l’objet d’une interprétation, cela laissera une impression plus forte et plus durable. Que vous soyez avec un groupe important ou un petit nombre de personnes, votre souci premier doit être de rechercher une expérience plutôt que de vouloir apporter ‘plus d’informations’. Si le premier objectif est atteint, le suivant viendra naturellement.

 
Receive Roots Regularly
Roots is a bi-annual international education review and essential reading for anyone working in the area of environmental education. Content is in English, French and Spanish. You can receive your own personal copy hot off the press, with the BGCI Education Pack. Click the pic to find out how...